5 cosas a tener en cuenta para alquilar tu plaza de garaje en una comunidad de vecinos

01 Febrero 2021

Cada vez son más los vecinos que se dan cuenta de que podrían sacar una rentabilidad extra de sus plazas de garaje simplemente si las alquilasen. Lo cierto es que, si nos paramos a pensar, seguramente llegaremos a la conclusión de que es mucho el tiempo que esas plazas se pasan sin ser usadas. 

Y qué mejor forma de darles uso, que alquilarlas y conseguir un ingreso pasivo extra todos los meses. Veamos pues los 5 puntos más importantes a la hora de poner nuestra plaza de garaje en alquiler:
 

1. El contrato

Técnicamente podemos alquilar una plaza de garaje verbalmente, pero es más que recomendable optar por la opción de redactar un contrato. Aquí el mejor consejo que podemos daros es que os dejéis asesorar por un profesional. Es importante que el contrato contenga bien detalladas todas y cada una de las cláusulas que acotarán adecuadamente los derechos y deberes que contrae la persona que nos alquile la plaza de garaje.

La duración, la renta, la fianza, impuestos asociados, responsabilidades de cada parte y resolución del contrato son apartados que no deben faltar en el escrito. Busca un buen abogado de confianza, lo acabarás agradeciendo.
 

2. La comunidad

Muchos vecinos se preguntan si pueden alquilar su plaza de garaje sin consultar a la comunidad. Lo cierto es que si. Aunque siempre nos podremos encontrar con aquel vecino aburrido que intentará ponernos las cosas difíciles, la realidad es que la comunidad de propietarios no tiene poder para impedirnos alquilar nuestra plaza de garaje. 

En este caso nos debería de preocupar más, asegurarnos de que nuestro inquilino cumple con las normas establecidas para el parking de la comunidad y de que no cause ningún problema a ninguno de nuestros vecinos.
 

3. El acceso al parking

Lo más común aquí es realizar una copia del mando de garaje y entregarsela a nuestro inquilino. No obstante, si has leído nuestro post sobre “quien paga el mando de garaje en caso de avería” ya sabrás que pueden existir ciertos problemas asociados a este intercambio de mandos de garaje.

Es por ello que lo ideal es que nuestra comunidad de propietarios cuente con un sistema de apertura de garaje inteligente como Easy Parking. El concepto es sencillo, la puerta de garaje se abre automáticamente a la llegada de cualquier vecino, siempre que éste lleve consigo su teléfono móvil. Nos olvidamos de los mandos de garaje, el teléfono móvil se convierte en un mando inteligente que se comunica automáticamente con la puerta cada vez que queremos entrar o salir del garaje. 

Esto nos facilita enormemente el alquiler de nuestra plaza de garaje, puesto que lo único que tendremos que hacer, será enviar una invitación de acceso a nuestro inquilino para que a partir de ese momento, pueda entrar como un vecino más en el garaje comunitario. Nos olvidamos de pagar por la copia de un mando, llamar a la empresa de la puerta para configurarlo, sustituir las pilas, pelearnos con nuestro inquilino en caso de que este se rompa...


¡Pincha aquí para saber más!

4. Encontrar inquilino

Quizá la parte que más nos preocupe a todos. ¿Cómo encuentro a alguien que quiera alquilar mi plaza de garaje? Afortunadamente hoy día existen millones de portales en internet que nos permiten poner en alquiler viviendas y en este caso, plazas de garaje. 

Dos muy buenas opciones son idealista y Airbnb. Ambas son webs con millones de usuarios activos y seguramente recibiremos más de una solicitud en cuanto publiquemos nuestro anuncio. 

Otra opción algo más clásica sería publicar en el tablón de anuncios de la comunidad de propietarios nuestra oferta de alquiler. No es raro que muchos vecinos en una comunidad de propietarios lleguen a alquilar e incluso a comprar plazas de garaje a otras personas dentro de su mismo edificio.
 

5. Posibles problemas

Como bien dice el dicho “más vale prevenir que curar”. Aunque es raro que nos encontremos con problemas, nunca está de más tener la solución preparada antes incluso de que pase.

Como punto fundamental, deberemos siempre incluir en el contrato una cláusula mediante la cual, por falta de pago de una mensualidad así como por el incumplimiento por parte del inquilino de las normas de la comunidad de propietarios relativas a la utilización del garaje y otros elementos comunes de la finca comportará implícitamente la resolución del contrato de alquiler de plaza de garaje. 

Otro punto para cubrirnos en salud es el establecimiento de un consentimiento por parte del propietario para cualquier modificación de la plaza de garaje que pretenda realizar el inquilino. Esto comporta desde el típico soporte para bicicletas hasta cualquier otra modificación que pueda afectar al uso de nuestra plaza de garaje.

 

¿Todavía no te animas a sacarle rentabilidad a esa plaza de garaje que usas de cuando en cuando? Recuerda que independientemente de si la alquilas o no, tu comunidad puede instalar un sistema de apertura remota de puertas como Easy Parking y olvidarse de los mandos de garaje para siempre. Entra en nuestra web e infórmate sobre cómo ahorrarte una pasta en mandos de garaje. ¡Hasta pronto!